Sistema acusatorio inquisitivo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6287 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic][pic]
EN BUSCA DE UN SISTEMA ACUSATORIO[1]
Miguel Sarre Iguíniz*
*Profesor de asociado de tiempo completo,
Departamento Académico de Derecho, itam.
Me corresponde referirme al procedimiento acusatorio como un modelo, un horizonte de sentido, un ideal al que debe aspirar un sistema de justicia penal.
Contexto y Antecedentes
En 1994 se realizó un estudio comparativo de los sistemasprocesales en América Latina, España y Portugal con motivo de las XIV Jornadas Iberoamericanas de Derecho Procesal.[2] Este estudio, que es -hasta donde tengo conocimiento el más amplio que se ha llevado a cabo, revela que México se encuentra entre la categoría o grupo de países más atrasada. Tenemos un sistema procesal penal inscrito en los principios del sistema inquisitorio. Esta situación no sóloes preocupante, sino triste y desalentadora, porque en 1917 contábamos con uno de los modelos constitucionales de justicia penal más modernos de América Latina y del mundo. Este es un dato poco conocido y, cuando se conoce, poco valorado.
A la Revolución mexicana y a su expresión jurídica –la Constitución de 1917– se les recuerda mucho más por su innovación en el campo de los derechos sociales,que por su aportación en el ámbito procesal penal. Esta omisión se debe, en gran medida, a que el procedimiento penal se vino desvirtuando en los ordenamientos secundarios posteriores, hasta que se reformó la Constitución en 1993, con lo que se distanció claramente del sistema acusatorio adoptado inicialmente.[3]
El Sistema Acusatorio
El procedimiento acusatorio debe su nombre al principio deigual denominación, según el cual el Estado tiene la carga de la prueba, y se rige por la oralidad del procedimiento, la igualdad de las partes, y la publicidad del proceso. Este principio se fundamenta en lo que los estadounidenses llaman la igualdad de armas, es decir, mismas condiciones entre la acusación y la defensa, con lo que se garantiza que el derecho penal cumpla en forma razonable con susdos finalidades básicas: proteger por una parte a la sociedad del delito, lo cual es ampliamente conocido y, por otra al acusado frente a los excesos, las desviaciones y las perversiones en la acusación; es decir, el derecho penal es, o debe ser, una forma de reducir la violencia en la sociedad, no de agravarla.
Al proteger a la sociedad del delito se pretende evitar la impunidad, pero tambiéndesalentar todas las formas de autotutela, de justicia por propia mano. A esto último se puede agregar, además de los linchamientos que con relativa frecuencia se dan a conocer en los medios de comunicación, la venganza pública, que es peor que la privada. Luigi Ferrajoli afirma al respecto: “Por eso, cada vez que animan a un juez sentimientos de venganza, de parte o de defensa social, o que elEstado deja sitio a la justicia sumaria de los particulares, el Derecho Penal retrocede a un estado salvaje, anterior a la formación de la civilización”.[4]
Este procedimiento acusatorio es el único que nos asegura que, en caso de ser juzgados, tendremos acceso a un proceso debido, es decir –para utilizar la hermosa expresión anglosajona–, un fair trail.
El derecho penal se nos aplica a todos desdeel momento en que se promulga una ley penal que, como tal, constituye una amenaza general; continúa cuando cualquiera de nosotros es sometido a un proceso, seamos o no culpables. Lo mismo podría decirse sobre el derecho penitenciario, porque las penas se imponen por adelantado mediante la prisión preventiva. Por ello, es preciso romper con la idea que sostiene el jurista Sergio García Ramírez,[5]en el sentido de que el derecho penal es para los delincuentes o para un cierto tipo de individuos, de la misma forma en que el derecho mercantil se dirige a los comerciantes y el derecho bancario para los banqueros. No, el derecho penal es para todos.
Un sistema de corte acusatorio nos garantiza que, en caso de enfrentarnos a un proceso penal, por azares de la vida, por estar en el lugar, por...
tracking img