Tiroides

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5227 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Enfermedades del tiroides
Gema Godoy Tundidor. Endocrinología y Nutrición
Javier Abellán Martínez. Medicina Interna
Guillermo Palao Bastardes. Medicina Interna
Bocio
Se denomina bocio a todo aumento del tiroides. Presenta diferentes denominaciones dependiendo de criterios clínicos, morfológicos, epidemiológicos, etc. Las causas de bocio son diversas (v. tabla I).

I.  APROXIMACIONDIAGNOSTICA
A)  Anamnesis. Para conocer la etiología del bocio se deben investigar antecedentes como: procedencia del paciente (bocio endémico), ingesta o no de sal yodada o bociógenos, exposición a radiación cervical (riesgo aumentado de cáncer de tiroides), antecedentes familiares de patología tiroidea, etc. Hay que interrogar acerca del curso de la enfermedad, que puede ser agudo, como en latiroiditis (inflamación con dolor local y enrojecimiento), o crónico, como en el bocio multinodular o la tiroiditis de Riedel (palpación leñosa o abollonada). En la mayoría de los casos la clínica es pobre e inespecífica.
B)  Exploración física. Se debe valorar la forma, el tamaño y la consistencia de la glándula, así como la presencia de dolor, soplo tiroideo (enfermedad de Graves-Basedow), thrill,adherencia de posibles nódulos a planos profundos, y la existencia de adenopatías cervicales.

C)  Pruebas complementarias.
1.  Valoración de la función tiroidea. Siempre se debe valorar la posible existencia de hiper- o hipotiroidismo, ya sea subclínico o bioquímico evidente; para ello se determinan TSH (hormona estimuladora del tiroides), T4L y T4T (tiroxina libre y total) y T3 (triyodotironina).Los anticuerpos antitiroideos (antitiroglobulina, antiperoxidasa o antimicrosomales (anti-TPO), e inmunoglobulinas estimulantes del tiroides [TSI o TBII] ) se determinan en caso de autoinmunidad (enfermedad de Hashimoto o de Graves-Basedow).
2.  Gammagrafía tiroidea con Tecnecio 99. Está indicada en la identificación de nódulos hiper-, normo- o hipocaptantes. Debe realizarse ante todo bocionodular y en caso de bocio difuso con hiper- o normofunción (en ambos, la pobre o nula captación indica tiroiditis). Se interfiere por contrastes yodados y la ingesta de sal yodada.
3.  Ecografía tiroidea. Resulta útil para detectar nódulos, así como en el control y seguimiento del tamaño de la glándula.
II.  ENTIDADES CLINICAS
A)  Bocio simple. Se trata del agrandamiento del tiroides de formadifusa, normofuncionante. Es la patología más frecuente del tiroides. Los principales agentes etiológicos relacionados son: alteración en la disponibilidad del yodo por el tiroides, ingestión de bociógenos, defectos congénitos de la hormonosíntesis tiroidea y fenómenos autoinmunes; en la mayoría de los casos la causa es desconocida. La clínica es compresiva en caso de crecimiento excesivo de laglándula (ronquera, disfagia, compromiso respiratorio). La actitud terapéutica es individualizable en cada caso: actitud expectante, administración de levotiroxina para suprimir la secreción de TSH y el crecimiento del bocio, cirugía en caso de bocios con sintomatología compresiva.

B)  Bocio difuso hiperfuncionante. Constituye uno de los elementos de la tríada diagnóstica de la enfermedad deGraves-Basedow (v. «Hipertiroidismo»).

C)  Bocio multinodular tóxico (enfermedad de Plummer). Es el bocio que presenta varios nódulos hiperfuncionantes. Suele ser el resultado de la evolución hacia la nodularidad de un bocio simple; por este motivo es más frecuente en mujeres mayores de 50 años en zonas endémicas. Clínicamente cursa con hipertiroidismo, que raramente es muy florido, sin oftalmopatía. Enla gammagrafía es frecuente encontrar nódulos fríos entre los nódulos hiperfuncionantes. No es rara la T3-tirotoxicosis, por lo que cuando se sospeche esta entidad hay que determinar T3. El tratamiento de elección es la tiroidectomía subtotal, aunque en ciertos casos puede ser más aconsejable el tratamiento con I-131.
D)  Tiroiditis (v. tabla II). En la tiroiditis subaguda, el tratamiento...
tracking img