Tirteo de esparta fragmentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6774 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 8 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TIRTEO DE ESPARTA (Circa 640 a.C.) Fragmentos 6 Y 7 D. Pues es hermoso morir si uno cae en vanguardia como guerrero valiente que por su patria pelea. Que lo más amargo de todo es andar de mendigo, abandonando la propia ciudad y sus fértiles campos, y marchar al exilio con padre y madre va ancianos, seguido de los hijos y de la esposa legitima. Porque ese será un extraño ante quienes acudacediendo a las urgencias de la odiosa pobreza. Afrenta a su linaje y baldona su noble figura y toda clase de infamia y ruindad le persigue. Si un vagabundo así ya no obtiene un momento de dicha ninguno, ni vergüenza ni estima ninguna, entonces con coraje luchemos por la patria y los hijos, y muramos sin escatimarles ahora nuestras vidas. !Ah, jóvenes, pelead con firmeza y codo a codo; no iniciéis unahuida afrentosa ni cedáis al espanto; aumentad en vuestro pecho el coraje guerrero, y no sintáis temor de hacer frente al enemigo! y a vuestros mayores, que ya no conservan ligeras las rodillas, a los viejos, no les abandonéis atrás al retiramos, Vergonzoso es, desde luego, que, caiga en vanguardia y quede ante los jóvenes tumbado, un hombre ya maduro, que tiene ya blanca la cabeza y canosa la barba,y queda exhalando su animo audaz en el polvo, con el sexo cubierto de sangre en sus manos -bochornoso espectáculo es ése y exige venganzay su cuerpo desnudo. En cambio, todo es bello en un joven, mientras la flor flamante de la amable juventud posee. Es admirado por los hombres y suscita el amor en las mujeres mientras esta vivo, y hermoso es si cae en vanguardia. Así que todo el mundo se afianceen sus pies y se hinque en el suelo mordiendo con los dientes el labio. Frag. 9 D. No quisiera recordar ni evocar con elogios a nadie por su excelencia en el correr o en la pelea de puños, ni aunque tuviera la altura y la fuerza de un Cíclope, y venciera en carrera al tracio Bóreas, ni si fuera la figura más bello que Titono, y superara en riquezas a Midas y Ciniras, y mas regio fuera que Pélope,hijo de Tántalo, y una lengua más dulce que Adrasto tuviera y una fama cabal, mas careciera de ánimo de lucha. Que no hay de hombre de valer en el campo de guerra
1

más que el que osa presenciar la matanza sangrienta y se lanza a enfrentarse de cerca al feroz enemigo. Esa es la virtud, ésa, entre los hombres, la máxima gloria y el más hermoso premio al alcance de un joven guerrero. Un biencomún a la ciudad y al pueblo entero es el hombre que, erguido en vanguardia, se afirma sin descanso, y olvida del todo la fuga infamante, exponiendo su vida y su ánimo audaz y sufrido; y enardece con sus palabras al que combate a su lado. Este es el hombre que resulta valioso en la guerra. Y pronto las feroces falanges de los enemigos rechaza, Y con su esfuerzo detiene el oleaje que trae labatalla. Pero a quien en vanguardia caído la vida perdiera, tras dar gloria a su país, a sus gentes y a su padre, traspasado cien veces de frente a través de su pecho y del escudo en forma de ombligo y su coraza, a éste lo lloran lo mismo los viejos que los jóvenes y con hiriente nostalgia lo añora su pueblo en conjunto. Y su tumba y sus hijos son entre los hombres famosos, Y los hijos de sus hijos ytoda su estirpe futura. Jamás su noble fama se extinguió ni su nombre, sino que aunque esté bajo tierra, se hace inmortal el que ha destacado en saber resistir y en pelear por su tierra y sus hijos, a quien el cruel Ares matara. Mas si escapa a la Ker de una muerte doliente, y victorioso consigue de su lanza el flamante triunfo, todos le honran, los jóvenes como los viejos, a un tiempo, y habrávivido con mucha ventura antes de irse al Hades. Al envejecer destaca entre sus conciudadanos y nadie se atreve a faltarle en su honra y derecho. Todos a un tiempo, los jóvenes y los de su edad, y aun los más viejos, le ceden su asiento en los bancos Que ahora intente todo hombre la cumbre de esa virtud con su coraje alcanzar, y que nadie flojee en la guerra. Frag.. 18 D. ¡Adelante, hijos de los...
tracking img