Tutela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2948 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
PARTICIPACIÓN DE LA SEÑORA MINISTRA, OLGA SÁNCHEZ CORDERO DE GARCÍA VILLEGAS, EN LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO “LA TUTELA”, DE CARLOS EFRÉN RENDÓN UGALDE, EN LA UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA, CAMPUS SANTA FE, EN LA CIUDAD DE MÉXICO, EL 4 DE DICIEMBRE DE 2001.

LA TUTELA.
“Tutela lucrum tutori esse non debit. La tutela no debe ser lucro para el tutor” Aforismo latino.

˜™

Hoy me honrainfinitamente compartir este foro con el maestro Manuel Chávez Ascencio, insigne ejemplo de la tradición mexicana de grandes tratadistas en derecho familiar; con mi querido colega el notario José Ángel Villalobos Magaña; y con el señor magistrado Lázaro Tenorio, igualmente ejemplo de dedicación a las cuestiones del derecho familiar. Y me honra doblemente porque los cuatro estamos aquí para alentar a todoslos presentes a revisar y validar con nosotros la valía que tiene el libro del joven jurista Carlos Efrén Rendón Ugalde.

Esta obra, que hoy tenemos el gusto de presentar, es ejemplo del tesón y el ánimo que mueven al autor en muchas de las empresas que acomete. Aspirante a la patente de notario. Profesor. Hijo, según se puede ver desde la primera página del libro. Carlos Rendón es ejemplo paralos jóvenes de hoy, para los habitantes más nuevos de este México y este mundo tan convulsos. No sé a ciencia cierta cuantos años haya cumplido nuestro novel escritor; pero infiero que debe estar entre los 26 y 28 años de edad y, me llena de tanta alegría ver que un joven de su edad opta por la vida y por dejar algo; por la obra y la trascendencia, cuando, hoy precisamente, nos hemos desayunado conuna fotografía espeluznante que publica un diario mexicano sobre el suicidio de un joven argentino víctima de la desesperación económica. Este libro, según se dice en la cuarta de forros, es el primero no sólo en México, sino en la mayoría de los países de Iberoamérica que se escribe sobre un tema tan poco explorado a fondo como es la tutela. Pero ese no es su mayor valor. Además ha ganado elpremio que otorga el Colegio de notarios, que dicho sea de paso, no es un premio sencillo de obtener, pues imagínense al jurado. Para quienes sepan de la calidad académica y profesional que debe tener un notario público, además de la bien

ganada fama de duros (y que me desmienta mi colega notario si no digo la verdad), ese premio no es cualquier cosa. En adición, como en el cine, siempre tendrámás valía una muy buena opera prima, aun cuando el mismo autor se disculpe en los prolegómenos del libro aduciendo que se trata de una obra de juventud. Pero el libro tiene muchos puntos de valía que quiero resaltar. Destaca, por ejemplo, su opinión respecto a lo inconcebible que resulta que una persona, aun contando con recursos, al sufrir una incapacidad tenga que someterse a un “régimen deprotección”, como el mismo autor le llama, que lo obliga a vivir bajo la asistencia de un tutor designado por el juez o por los familiares que determina el Código Civil, sin atender a sus preferencias o intereses. Cuestión sin duda interesante en la que el autor se detiene para rescatar las tesis de Don Manuel Chávez Ascencio respecto a la desintegración familiar y para proponer el establecimiento de lafigura de la “tutela cautelar”, “autotutela” o como lo precisa nuestro compañero de presentación, el notario Villalobos, la “tutela voluntaria”. Suscribimos la propuesta del autor, pero no sin hacer notar que este tipo de tutela también presenta, en ocasiones, algunos inconvenientes que, según me advierten quienes me la han recomendado, se exponen en una película, actualmente en cartelera,llamada “la Casa de Cristal”. En ella, la lucha por la custodia y la administración de los bienes de dos menores lleva a una serie de

crímenes, en el entendido de que los padres de los menores eligieron a un par de amigos de juventud para hacerse cargo de sus hijos y estos fraguan un complot para quedarse con los bienes de sus pupilos. Llama por supuesto la atención, que la figura de la tutela...
tracking img