A la hora señalada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
A la hora señalada….

Predeciblemente estas líneas podrían tratarse de un análisis o una sinopsis del famoso cuento del escritor argentino Esteban Valentino. Pero nada mas lejos que ello, podemosintentar detenernos en tiempo y espacio y pensar, ¡qué rápido pasa todo!. Si, ya estamos en el mes de marzo, el mes del otoño, de las hojas en los parques, del comienzo de clases, donde todo sereactiva… hasta las sesiones ordinarias del Congreso (si algún interesado las toma como parámetro). Lejos quedaron las vacaciones, los días tan esperados durante el año donde uno planifica vivir como sifuera lo último que vaya a hacer en su vida, o por el contrario y para almas más sedentarias, simplemente se trata de disfrutar de su casa, de su patio, de su balcón y su mate en mano. Allí uno manejaotros horarios, se enfrasca en actividades recreativas que durante el transcurso del año no tiene tiempo de hacer, o hace algún viaje que lo desenchufe de todo y de todos, (aunque claro, se lleve suBlack Berry, se conecte a Internet, etc. y siga atado al pie de la tecnología, .pero eso es un largo tema a parte). En pocas palabras cambia de rutina.
No obstante esos días quedaron en la bitácora,en nuestra memoria, en nuestro álbum mental de recuerdos, o en el virtual que nos encargamos de decorar con las fotos de algún destino turístico, si tuvimos la posibilidad de visitarlo, y de subirloansiosos a alguna red social para que todos puedan apreciarlo, comentar y hasta envidar " sanamente", claro, nuestra dicha.
Vivido aquello volvemos a la realidad o más que realidad -porque lasvacaciones también forman parte de ella-, a la vida diaria, a la presión de la hora señalada. Todos tenemos una hora señalada. Ya sea desde ese indefectible momento que se repite a diario y del cual nopodemos escapar, excepto escasas jornadas en que nuestro sistema inmunológico colapsa (real o imaginariamente) y nos tomamos el día. Ese minuto, o varios minutos signados por el sonar del despertador...
tracking img