A la sombra del angel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (892 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Relato: La sombra del ángel
Sentada en la mesa de una cafetería junto a la ventana contemplando la lluvia, esperaba Naira Ortiz a que llegara su desconocido, era la primera vez que quedaba con undesconocido en plan "cita a ciegas" y el día elegido no era el más indicado. Sobre la mesa dejó su móvil por lo que pudiera ocurrir. Era una cita a ciegas aunque hacia años que se conocían, ambos teníanun blog en el Diario Qué!. Por fin, habían decidido conocerse personalmente aprovechando que acababan de inagurar el AVE de Málaga a Barcelona, Manel iba a Málaga a conocerla.
Mirando como lasgotas de lluvia resbalaban por el cristal, Naira se sintió invadida de recuerdos, de otras citas en tardes de lluvia, con el corazón trepidando de anticipación, hoy sin embargo, después de tantasexperiencias que le habían dejado un recuerdo amargo y su corazón escéptico, Ortiz se preguntaba qué estaba haciendo allí y si Manel era el tipo interesante que había conocido en el blog, o si por elcontrario era otro lunático escondido en el anonimato de internet.
Tardaba, ¿o era ella qué había llegado demasiado pronto?-- se preguntaba Naira, puesto que solía pecar de la impuntualidad de llegar antesde la hora prevista, para así hacer suyo el espacio y dominar con ello el encuentro controlándolo todo. Esta vez se había adelantado al menos una hora, je,je,je. Pidió un café y cada vez que la puertade la cafetería se abría dejando entrar el sonido incesante y húmedo de la lluvia, su corazón se le alojaba en la garganta. Nunca antes había estado en esta cafetería, era agradable, una barra demadera partía en dos la entrada al establecimiento. Los espejos de las paredes le devolvían su mirada que pretendía indiferente. Al fondo la cafetería se abría como un embudo y desde donde ella estabadominaba la entrada del local y al mismo tiempo se guarecía de las miradas curiosas, porque aún hoy día, hay hombres que no entienden que una mujer pueda estar sola en una bar--pensaba Naira repugnada....
tracking img