Antropologia filosofica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1544 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antropologia Filosofica II
Examen Final: B1
Diego Segurajauregui

La preocupación de Jean Beaufret ante la difamación del humanismo es un síntoma común que toma forma en el discurso antropológico a partir de la barbarie sobrellevada en Europa en los años de la Segunda Guerra Mundial. Jean Beaufret solicita el rescate del humanismo, pide darle sentido una vez más. Incluso dándose cuenta deque el humanismo erró: el rescate del ser humano del salvajismo a colmado por su propio pie en el salvajismo latente del humanismo. La fijación de las propias cadenas que sellaban el paso fúnebre del salvajismo, hicieron del hombre un prisionero, como consecuencia no logro escapar del salvajismo de su propio hacer. El entramado aclarece en su dialéctica un escenario donde nos vemos presidiarios deun doble constreñimiento. ¿Qué tipo de acción se debería llevar acabo? ¿hacemos un parche o hacemos un corte? Esta es la batalla de la filosofía, pues no se trata de topar con las respuestas tanto como acertar las preguntas, se busca ante todo la reformulación, la redefinición, la alternancia de la pregunta. Que siga pues, como diría Beckett: “Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasamejor.”
El parche, viejo conocido, asegura continuidad, su deseo milita en conservar y para ello se ancla en orígenes bien custodiados. Teme en todo tiempo hacer aguas. El parche es el linaje del humanismo. Uno de los más prolíficos entre aquellos que apoyaba y se apoyaba del humanismo, Marco Tulio Cicerón exclamaba: “o tempora, o mores!”. Con ello alimentaba el hacer una expedición con vistahacia atrás, un retomar los pasos, un hacer brotar de nuevo aquello que fue y funcionó. El parche no se salva de la subjetivación , mas es un parche precisamente por no ser objetivo y dar utilidad a un conglomerado de beneficiados. Cuando Cicerón exclama, “o tempora, o mores!” representa a un grupo sectario y reducido de individuos, no representa al artesano u al plebeyo. Razones de queja lesobraban a Cicerón. Paso de verse laureado efusivamente a verse constantemente amenazado por aquellos que moldeaban Roma. El humanismo no aparece en el vacío ni está siempre asomado, sino que se asoma y llena cuando el “human-” de “humanismo” esta disgusto. Surge en la ansiedad y preocupación de ilustres como Jean Beaufret y Marco Tulio Cicerón. Luego se alimenta.
Pero el parche aun bien nutrido conel paso del tiempo se desintegra y hace aguas. El hombre toma consciencia de que el humanismo protege a todos bajo su ley en la abstracción al mismo tiempo que protege en definitiva a un estrato selecto que caricaturiza la naturaleza del hombre y permite propiamente las desigualdades que reivindica. Todo bajo el rubrico de idear una pertenencia entre los individuos y una identidad colectiva. Unaidentidad que a pesar de todo esfuerzo se hace propia de unos y no de todos. Así y con la ansiedad de unificar y nivelar, nociones como nación, estado, pertinencia y en definitiva casa, se produce la metamorfosis hacia un “-ismo” humano. El ser pues no le queda otro remedio que endeudarse ante un derecho “natural”, un orden asentado de la naturaleza donde todo en tanto externo al hombre se vuelvefrágil y vulnerador, por lo menos en sentido abstracto, pues su formalidad en cuanto orden, limita al propio desenvolvimiento del ser y la naturaleza. El interés general por el cual se rige y coge popularidad no es un interés total ni absoluto por tanto se marginaliza un trozo de la naturaleza humana. Pues la vieja mentira que vindica Wilfred Owen en la Primera Guerra Mundial no la lleva a susúltimas consecuencias: dulce et decorum est pro humanitas mori, ésta es la mentira subyacente. El parche es artificioso y por lo tanto no fiel a la verdad.
El corte es la alternativa por antonomasia. Pero su fracaso, por el carácter de ser peregrino es aun mas temerario. Su linaje no mira de frente al pasado y si más bien al futuro, pues el pasado bajo su estupor es inconmensurable con el...
tracking img