Crítica de una línea torcida, de geoff eley

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5068 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 6 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CRÍTICA DE UNA LÍNEA TORCIDA, DE GEOFF ELEY
Perspectivas actuales de la historiografía

Alberto Millán Mielgo 12-5-2010

A la hora de comenzar mi análisis/crítica de la obra de Eley, creo que debería decir que, en mi modesta opinión, sólo se puede calificar la obra que nos ocupa como magnífica. Y razones para justificar dicho adjetivo hay (creo) más que suficientes. Paraempezar, está su perfecta estructuración en cuanto a lo que se refiere a su periodización y el nombre que adquiere cada una de las etapas: para un joven historiador británico que vivió la radicalidad del 68, la primera fase de su trayectoria sólo podría llamarse "optimismo": tener la oportunidad de leer obras tan influyentes como las escritas por Edward Thompson, Eric Hobsbawm o Raymond Williams, al pocode ser redactadas y en su contexto original, significaba, bajo todo punto de vista, tener una visión más que positiva acerca de hacia dónde se dirigía la disciplina historiográfica (y la misma humanidad, por qué no decirlo). Del mismo modo, llamar "decepción" al subsiguiente paso en su carrera, teniendo en cuenta los errores en que incurrieron los diversos historiadores alemanes, encierra sulógica, fundamentada esta en observar cómo se huía del marxismo como método creativo para explicar el pasado. Asimismo, el giro cultural, visto desde la perspectiva de un historiador con una mente mínimamente abierta y consciente de las limitaciones que se observaban de una manera de hacer historia demasiado determinista y tratando de reducir toda manifestación social a las estructuras económicas quelas sustentaban, sólo podría recibir el calificativo de “reflexión”. Y ya por último, nombrar a la etapa actual como “desafío” se antoja como la mejor manera de definir el momento en el cual nos encontramos, en el que, dejando un poco de lado la historia micro y subjetiva que domina la disciplina, es necesario un esfuerzo en pos de conjugar una historia cultural con la social, sabiendo que ambasson, hasta cierto punto, las dos caras de una misma moneda.
Pero hay más cosas que, creo, hacen de la obra de Elley un trabajo totalmente recomendable, como puede ser la gran cantidad de fuentes empleadas[1]; el hecho de destacar un autor en cada capítulo como ejemplo representativo del resto de personas inscritas en su corriente; la fluidez con la que está escrito, sin que la misma haga mella ensu profundidad... En definitiva, una obra redonda, aunque, obviamente, nunca se puede estar de acuerdo en todo (principalmente con las conclusiones políticas).
Si hay algo que provoca el escrito de Elley, ante todo en los primeros compases de la obra, es empatía: ver cómo un estudiante radical en los 60 va perdiendo la ilusión por la parte académica de la disciplina histórica debido a su aridezy conservadurismo extremo sólo puede producir un sentimiento de hermandad con el escritor; a título personal, y pese a que no haya realizado la carrera de historia, sí que cursé dos años de humanidades, y, al igual que sucede en el máster que nos ocupa, la sensación de pérdida de tiempo y falta de profundidad en la inmensa mayoría de las asignaturas es más que generalizada[2]. Sin duda, ver queeso sucedía en tiempos tan convulsos como finales de los años 60 y comienzos de los 70, momentos en los que las conciencias estaban infinitamente más afiladas que hoy en día, provoca cierto desánimo, pero al mismo tiempo, empatía: los problemas, por lo que se ve, siguen siendo en gran medida los mismos.
En ese sentido, Eley habla en diversas ocasiones acerca de cómo el marxismo fue para él unaherramienta indudablemente valiosa para desmarcarse de la vetusta historia que le tocó sufrir en las aulas e intentar aprehender la realidad que le rodeaba. Así lo hace, por ejemplo, en la página 280: “tener acceso al marxismo –a la generosa y ecléctica florescencia de pensamiento producido por el resurgimiento marxista, en todos sus variados lenguajes y estímulos- me convirtió en mucho mejor...
tracking img