Creatividad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1252 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA AVENTURA DEL POLLO KIKO

Irene Blasco Crau

Surcado los cielos de lejanos países, de bosques inmensos, de fabulosas ciudades…

¡Aquí pollo Kiko! ¡Aquí pollo Kiko! En unos minutos voy a aterrizar. Despejen la pista y preparen los caramelos.

– ¡Kiko! ¡Me tienes harta! ¡Ya estás otra vez en las nubes! – exclamó la maestra haciendo volver al pequeño pollo a la clase de Matemáticas.No es que a Kiko no le gustara la escuela, ni que no quisiera aprender, pero no lo podía evitar: en cuanto la maestra abría el pico, sus pensamientos volaban a bordo de un fantástico avión supersónico.

Era despistado y se había ganado fama de no ser muy listo, pero en realidad, no tenía ni una pluma de tonto. Simplemente, sentía una pasión incontrolable por los juegos y el día que empezó sugran aventura estaba, precisamente, descubriendo algún remoto lugar…

– ¡Voy volando al mercado que se ha acabado el pan! Tienes que cuidar de tu hermanito – dijo la gallina Josefina señalando con cariño un reluciente huevo –. Como ya eres mayor y estás hecho todo un pollo, lo dejo a tu cuidado. Sé responsable.

Y, antes de irse, le dio un beso en el pico.

Kiko estaba contento. Por finle daban una responsabilidad. A los tontos nadie les deja al cuidado de un huevo. Los tontos no sirven ni para cuidar de sí mismos. Pero su madre sí confiaba en él y no la iba a defraudar.

De paso, demostraría a todos que era mucho más listo de lo que pensaban. ¡Se iban a enterar de lo que valía un pollo!

Mientras, afuera, Señor Gato iba a echarse una siesta. En eso, vio salir a la gallinaJosefina con el bolso de la compra.

– ¡Mira qué bien! –dijo, pensando en el huevo –Ya tengo cena para esta noche. ¡Me voy a hacer un huevo frito como para chuparme las patas…!

Entró a la casa y …

¡Sorpresa! Sobre su apetitosa cena estaba sentado el tonto de Kiko, que ya empezaba a aburrirse.

- ¿Qué hace usted aquí, Señor Gato? – preguntó sorprendido.

– Pues… nada… veníaa ver si nos echábamos una partidita de cartas –improvisó Señor Gato.

– ¡¡¡Vale!!! Yo conozco muchos juegos… –exclamó Kiko.

– Pero si fuéramos tres sería mucho más divertido –dijo el gato astuto. ¿Por qué no vas a buscar a un amiguito?

– Es que tengo que cuidar de mi hermano…

– Ve tranquilo, yo me quedaré a cuidarlo.

– ¡Gracias Señor Gato, vuelvo en un periquete!–exclamó mientras salía como un rayo por su amigo.

“Pero… ¡que pollo más tonto!”, pensó Señor Gato mientras guardaba el huevo en su bolsa.

Kiko se dirigía a casa de su amigo Koko cuando, de repente, le invadió un negro presentimiento. Negro y blanco con orejas puntiagudas.

Le vinieron a la cabeza las palabras que su maestra les repetía:

“A los gatos les gusta cazar pollitos y loshuevos les vuelven locos, así que mucho ojo con ellos porque además son muy pero muy astutos.”

Aterrado, echo a correr y no paró hasta llegar a su casa. Sudando como un pollo, entró con el corazón encogido temiendo encontrarse lo peor…

Y… en efecto, sobre el confortable almohadón no había NADA DE NADA.

Sintió que el mundo se le venía encima. Recordó como su madre había confiado en él y pensóen el malvado Señor Gato poniendo las zarpas sobre el pobre huevecito indefenso.

“¡Eres el pollo más tonto del mundo!”, se recriminó entre lágrimas.

Pero como valentía no le faltaba, sin perder más tiempo en lloros, decidió actuar. Tomó su bolsa y salió, sin saber aun muy bien cómo iba a enfrentase a Señor Gato. Como Señor Gato era mucho más grande y fuerte que él, tendría que utilizar suingenio.

Y entonces tuvo LA IDEA: por el camino escogió unas cuantas piedras redondeadas, ni muy grandes ni muy pequeñas, que fue metiendo en su bolsa.

Cuando reunió unas cuantas, corrió y corrió por un atajo hasta alcanzar a Señor Gato, a quien hizo creer que volvía de casa de su amigo Koko.

- Hola Señor Gato, no he encontrado a mi amigo, debe estar en el lago. ¿Pero cómo es que no...
tracking img