El amuleto de salamrka

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 529 (132200 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Escaneo de Crislibros

LibrosLibrosLibros

El Amuleto de Samarcanda
Jonathan Stroud
1

INFINITA

SERIE

Primera Parte

Bartimeo 1 La temperatura de la habitación descendió en picado. El hielo cuajó en las cortinas y formó una gruesa capa de escarcha sobre las luces del techo. El brillo de los filamentos de las bombillas disminuyó y se fue apagando al tiempo que las mechas de lasvelas, que

Escaneo de Crislibros

LibrosLibrosLibros
brotaban de todas partes como una colonia de hongos, se consumían. La ensombrecida habitación se llenó de una sofocante nube amarilla de azufre dentro de la que unas sombras negras y difuminadas se contorsionaban y se retorcían. De algún lugar remoto llegó el sonido de muchas voces gritando. De súbito, algo ejerció presión contra la puertaque conducía al descansillo. Se abombó hacia dentro y las vigas crujieron. Unas pisadas de pies invisibles resonaron sobre las tablas del suelo y unos labios invisibles susurraron palabras siniestras desde detrás de la cama y debajo del escritorio. La nube de sulfuro, concentrada en una densa columna de humo, vomitó finos jirones que lamieron el aire como lenguas antes de retirarse. La columna sequedó suspendida sobre la estrella de cinco puntas, borboteando hacia el techo como la nube de un volcán en erupción. Se produjo una pausa apenas perceptible.Y entonces, dos ojos amarillos y brillantes se materializaron en el corazón de la nube de humo. Eh, era su primera vez. Quería asustarlo. Aunque yo también me asusté. El niño moreno estaba dentro de su propia estrella de cinco puntas, máspequeña y adornada con runas diferentes, a un metro de la grande. Estaba más blanco que un cadáver y temblaba como una hoja agitada por un viento huracanado. La mandíbula temblorosa hacía que le castañetearan los dientes. Perlas de sudor le goteaban de la frente y al caer se convertían en hielo.Al estrellarse contra el suelo tintineaban como si se tratara de granizo. Todo esto está muy bien, pero ¿yqué? Es decir, que como mucho tendría unos doce años. Ojos grandes, mejillas hundidas. No es que uno pueda vanagloriarse de darle un susto de muerte a un crío escuchimizado. (1. No todo el mundo coincide conmigo en este punto. Hay quien lo considera un pasatiempo muy agradable. Perfeccionan innumerables maneras de atormentar a sus invocadores por medio de apariciones sutilmente espantosas. Por logeneral, lo máximo que puedes esperar es que después tengan pesadillas; sin embargo, de vez en cuando estas estratagemas obtienen tanto éxito que los aprendices se dejan arrastrar por el pánico y salen del círculo protector. Entonces sí que la cosa se pone interesante... para nosotros. Aunque te la juegas. A menudo están muy bien entrenados. Luego crecen y se vengan.) De modo que permanecí ensuspensión y me

3

quedé quieto con la esperanza de que no le llevara mucho tiempo llegar al conjuro de partida. Para pasar el rato hice que unas llamas azules danzaran por las líneas interiores de la estrella de cinco puntas, como si buscaran una manera de salir y atraparlo. Efectos especiales, claro.Ya las había comprobado antes y el sello estaba bastante bien conseguido. Por desgracia, ningúnerror ortográfico. Por fin pareció que el mocoso encontraba el coraje para hablar. Lo supuse por el temblor de los labios, que no parecía provocado solo por el miedo. Dejé que el fuego azul se extinguiera y que lo reemplazara un olor apestoso. El niño habló con voz de pito. -Te ordeno... q u e . . . . que... -¡Vamos, dilo de una vez! - ... me reveles tu nombre. Por lo general, así es comoempiezan los jóvenes. Palabrería sin sentido. Él sabía y yo sabía que él ya sabía mi nombre, porque si no ¿cómo habría podido invocarme? Se necesitan las palabras correctas, los pasos correctos y, sobre todo, el nombre correcto. Es decir, no es como cuando haces señas a un taxi; no acude cualquiera cuando lo llamas. Escogí una voz sonora, grave y dulzona, el tipo de voz que resuena en todas partes y en...
tracking img