El lago de maracaibo en el buche de los grandes buitres de metal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (798 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL LAGO DE MARACAIBO EN EL BUCHE DE LOS GRANDES BUITRES DE METAL
Aunque la participación en el mercado mundial se ha reducido a la mitad en los años sesenta, Venezuela es todavía en 1970 el mayorexportador de petróleo.De Venezuela proviene casi la mitad de las ganancias que los capitales norteamericanos sustraen a toda América Latina.Este es uno de los países más ricos del planeta y, tambiénuno de los más pobres, y uno de los más violentos.
Ostenta el ingreso, per cápita más alto de América Latina y posee la red de carreteras más completas y ultramodernas; en proporción a la cantidad dehabitantes, ninguna otra nación del mundo bebe tanto whisky escocés.
Posee reservas de petróleo, gas, y hierro; y en sus vastas tierras vírgenes podría caber, entera la población de Alemania oInglaterra.
Desde el primer pozo de petróleo reventó a torrentes, la población se ha multiplicado por 3 y el presupuesto nacional por 100, pero buena parte de la población que disputa las obras de laminería dominante, no se alimenta mejor que la época en que el país dependía del cacao.
Caracas, la capital, creció 7 veces en treinta años; la ciudad patriarca de frescos patios, plaza mayor y catedralsilenciosa se ha erizado de rascacielos en la misma medida en que han brotado las torres de petróleo en el LAGO de MARACAIBO; ahora es una pesadilla de aire acondicionado, supersónica y estrepitosa, uncentro de la cultura del petróleo que prefiere el consumo de la creación y que multiplica las necesidades ratificables para ocultar las reales.
Caracas ama los productos sintéticos y los alimentosenlatados; no camina nunca, solo se moviliza en automóvil, y se ha envenenado con los gases de los motores el limpio aire del valle;
A Caracas le cuesta dormir, porque no puede apagar la ansiedad deganar comprar, consumir y gastar, apoderarse de todo.
En las laderas de los cerros, más de medio millón de olvidados contemplan desde sus chozas armadas de basura, el derroche ajeno, los millares y...
tracking img