El yo y la creatividad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3515 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 24 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
De las tecnologías del yo al yo tecnológico: Sobre la creatividad artística en la era de la cibercultura Área Filosofía Contemporánea/ Antropología - Autoras: Marisol Salanova Burguera - Universidad de Valencia E. G. Eurídice Cabañes Martínez – Universidad de Santiago de Compostela

1. Introducción: Múltiples dimensiones del sujeto Si Heidegger se preguntaba por la técnica , Foucault cambiabaesta pregunta por la de
1

las “tecnologías del yo”, proporcionando con ello una nueva definición de sujeto. El sujeto foucaultiano deberá estar en condiciones de configurarse a sí mismo, y para esto es vital que no quede apresado en ninguna estructura; toda estructura debe ser superada y dar lugar así a un sujeto plural menos limitado. Pero, según explica Foucault en Tecnologías del yo , lamisma forma “sujeto”, en sus
2

múltiples dimensiones, trunca el carácter emancipatorio que reside en toda voluntad de ser uno mismo. Por ello, el autor concluye dicha obra preguntándose por las formas de constitución histórica de ese “uno mismo” entendido como armazón para una cierta estética de la existencia, por medio de la cual nos abrimos a la posibilidad de la acción moral. Si este ya era untema controvertido en la modernidad, no digamos en el siglo XXI, ahora que el sujeto dispone de medios diferentes para comunicarse, relacionarse, desplazarse e identificarse. La aparición de la tecnología de alto nivel (el avión de pasajeros, la imagen digital, Internet, los teléfonos móviles…) ha supuesto un cambio de paradigma en lo que a
1 Véase Heidegger, M.: Conferencias y artículos,Ediciones del Serbal, Barcelona, 1994, pp. 9-37 2 Foucault, M.: Tecnologías del yo y otros textos afines, Paidós, Barcelona, 1990.

1

identidad y relaciones sociales se refiere. “Por obra de las tecnologías de este siglo, aumentan continuamente la cantidad y variedad de las relaciones que entablamos, la frecuencia potencial de nuestros contactos humanos, la intensidad expresada en dichasrelaciones y su duración. ” En este estado cobra especial importancia la perseverancia
3

del pasado, por la que podemos seguir en contacto con personas que formaron parte de nuestro pasado sin importar el tiempo ni la distancia, y la aceleración del futuro, que provoca que el ritmo de las relaciones se incremente. Aparecen nuevas formas de relación y se modifican las existentes4 al tiempo que obtenemosun mayor conocimiento a cerca del qué y el cómo de las relaciones humanas y cambia nuestra percepción de nosotros mismos. Cada nueva relación que establecemos se internaliza produciendo un sujeto múltiple de modo que cada yo que integramos en nuestra persona contribuye al diálogo interno. Por cada opinión que tenemos, surge una voz con la contraria y cada impulso tendente a conformar la identidades sometido a un cuestionamiento creciente: “Ya no somos uno (…) contenemos multitudes ”
5

Si las teorías cuánticas y de la relatividad alteraron ya en su día la percepción del sujeto, ahora que estamos en la era de la cibercultura, y que los avances informáticos nos plantean una manera diferente de pensar, construir y reconstruir al sujeto, así como diferentes y nuevos modos/ posibilidadesde acción moral, los discursos cambian y se renuevan: la tecnología cambia el modo de entender al sujeto y el sujeto la hace suya, reconociéndola como parte de sí y viéndose, construyéndose, presentándose a sí mismo de forma diferente.

3

Gergen, K. J: El yo saturado, Paidós, Barcelona, 1992, p.92. Por ejemplo, las relaciones mediante correo electrónico facilitan la ruptura de las jerarquíassociales al permitir una relación más espontánea no condicionada por la presencia física e imponente de, por ejemplo, nuestro jefe directo. La tecnología también incrementa el nivel emocional de muchas relaciones, debido a la falta de normalización, la quiebra de la vigilancia ajena, la fantasía y la fugacidad y brevedad de los encuentros. 5 Gergen, K. J: El yo saturado, Paidós, Barcelona, 1992,...
tracking img