En un cafetal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1433 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En un cafetal
Me causa mucha gracia cuando mi mamá me habla sobre su juventud. Sus historias siempre tienen algo que ver con sus ideales de vida y como ella siempre soñó con casarse. Yo, ahora de 25 años veo atrás y solo puedo recordar que cuando yo tenía 15 años lo que más me imaginaba e idealizaba era la primera vez que tuviera relaciones sexuales. Lo más probable es que esas ideas flotaranpor mi cabeza simplemente por la gran secreción de hormonas en mi cuerpo, pero aun así, era una idea muy presente. El hecho de que tuviera un novio, que me llevaba al menos tres años en el momento, obviamente influenciaba mi manera de ver el asunto de mi virginidad. Él, por supuesto, no era virgen y esperaba que eventualmente yo dejara que él fuera esa persona especial en mi vida. Yo aun no mesentía preparada y sabía que él estaba dispuesto a esperarme, ya fuera porque me amaba, o porque me deseaba tanto que no le molestaba esperar.
Obviamente nunca le comente esto a mi mama, ni nada sobre lo que sentía al respecto. Mi familia era, y sigue siendo, muy lejana y conservadora. Así que el hecho de que yo tuviera las ideas que tenía en ese momento, era algo inaceptable para una “señorita”como yo. Por ejemplo, la primera vez que mi novio repasó con sus manos el contorno de mi cuerpo, el sentimiento más extraño me sobrellevó. De repente mi piel se erizó, sentí algo como un shock eléctrico caminar por todo mi cuerpo. Estaba completamente segura que había al menos 200 mariposas aleteando adentro del área abdominal de mi cuerpo, quitando así cualquier fuerza para contraer esosmúsculos y mantener mi abominable panza adentro. Los dedos de mis pies se extendieron y un extraño cosquilleo me recorrió el cuerpo de pies a cabeza. A continuación no pude detener la enorme sonrisa que se formo en mi boca, junto con el pequeño sonido que se me antojaba una risa nerviosa con miedo a salir. Después de eso nada fue como antes, el cariño y la confianza entre los dos creció más y másconforme pasaba el tiempo, llevándonos a cometer cada pecado pensado por el hombre que no involucrara el acto mayor, sexo.
Muchos dicen que el primer amor es ese amor que queda grabado en nuestro cuerpo para siempre. Es ese que deja marcas en todo lo que toca y cicatrices en todo lo que rompe. Pues, mi primer amor no fue nada diferente, dado que con el aprendí muchas cosas sobre mí. Nuestra primerapelea fue algo que me quedó gravado para siempre. Esa discusión hizo temblar cada célula en mi cuerpo. Sus gritos resonaron en mis oídos por horas después de que los escuché. Luego mientras caminaba lejos de la puerta de su casa, y el horrible sonido del temblor de las ventanas adjuntas cuando la puerta se cerró a mis espaldas, lo único que sentía era las lágrimas acumulándose en mis ojos, listaspara salir en cualquier momento. A su vez corrían por mi cabeza las imágenes de la pelea y cada minuto me arrepentía más de haberme ido de la manera en que lo hice. Luego de diez minutos de caminar decidí devolverme y disculparme con él. Iba de camino cuando vi una sombra muy rara acercarse y sentí una presencia muy negativa cerca de mí. Cuando volví a ver, toda mi vida cambió.
Todo alrededormío estaba oscuro en ese momento a pesar de los faros de la calle que entonces se sentían como al kilómetro de distancia. La figura negra se acerco más y más a mí, cada vez tomando una forma más humana, más agresiva. Lentamente me moví para atrás como si eso fuera a mostrar que no tenía porque venir hacia a donde yo estaba. Di media vuelta y comencé a caminar lo más rápido que podía sin pareceralarmada, para que el hombre notara que no le tenía miedo. Cada vez caminaba más rápido. Mi corazón palpitaba más fuerte. Para entonces no sentía mis pies cuando corrían, sólo sabía que necesitaba alejarme de él lo más posible. Una vez que dejé de escuchar su respiración precipitaba detrás mío recuperé la calma y junté fuerzas para volver a ver hacia atrás, ya se había ido.
Segundos después, ya...
tracking img