La verdadera reforma comienza a los tres años

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1097 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA VERDADERA REFORMA COMIENZA A LOS TRES AÑOS
(FRANCESCO TONUCCI)

LA ESCUELA QUE CONOCEMOS.

Una escuela materna: está todavía arraigada en nuestra sociedad la opinión de que el sitio ideal del niño es junto a su madre; es frecuente la expresión: Si pudiera tendría a mi hijo conmigo, pero tengo que trabajar y me veo obligada a dejarlo en la guardería. Este modo de pensar revela unapreocupante falta de atención con respecto a las condiciones reales de la vida en la ciudad de hoy y una profunda infravaloración de las exigencias reales del niño.

Un niño pequeño que no sabe: Es todavía una opinión corriente que un niño empiece su experiencia cognitiva importante después de los seis años, cuando inicia lo que se llamaba la edad de la razón (el uso de razón): es en ese momentocuando inician, por una parte, los aprendizajes fundamentales de la lectura, la escritura y el cálculo, con el comienzo de la escuela elemental, y, por otra, la integración en vida religiosa con la preparación para los primeros sacramentos.

La extraña entereza de los niños. Esta escuela, que piensa que los niños no saben, les atribuye extraños intereses que legitima su propuesta pero quedifícilmente se corresponde con la realidad. Piensan que los niños están interesados por el transcurso de las estaciones del año; por eso se dedica tanto tiempo al estudio de las castañas, y a la llegada de la primavera. Los imagina interesadísimos en conocer las diferencias entre una hoja lanceolada y una cerrada.

Preparación para la escuela elemental: Otros aspectos negativos del que sufre este nivelescolar es el de ser percibido, pasado y vivido en función de la escuela elemental (la primaria), función que se convierte cada vez en más dominante y reclamada por la familia a medida que se avecinan los fatídicos seis años. La escuela infantil no tiene objetivo propio, sino más bien los de preparar a los niños para la escuela elemental acostumbrándolos a tener el lápiz en la mano, a rellenarformas sin salirse de los bordes, a permanecer sentados largos ratos y escuchar sin molestar, etc.

EXPERIENCIAS CULTURALES PRIMARIAS

La escuela debe garantizar a todos las experiencias culturales primarias que, en la práctica escolar real, son consideradas como tales, pero que de hecho son patrimonio de unos pocos que provienen de familias culturalmente ricas. El ambiente, la escuela, la clasedeberá concebirse como ambiente culturalmente significativo: Los laboratorios, la biblioteca de aula, el rincón de la lectura deberá ayudar al niño a sentirse dentro de un ambiente estimulante.

El adulto lee ante todo para sí mismo. El adulto que debe educar a los niños en la lectura no puede dejar de ser un adulto que ame la lectura y que lee muchos libros por propia necesidad. Se dirá que losniños no ven esta actividad, que obviamente se desarrolla casi exclusivamente fuera de la escuela, pero no es así, los niños sienten que su maestro o su maestra ama la lectura y lee mucho. Y el maestro les transmite esta pasión.

Una segunda experiencia es la del adulto que lee para los alumnos.

En la lectura el instrumento es el libro: los niños comprenden que pasando sus ojos sobre lossignos de aquellas hojas de papel se pueden decir palabras que evocan imágenes maravillosas. Se pueden leer cuentos, fábulas, canciones, pero creo que es extremadamente importante el leer verdaderos libros, un poco cada día estimulando en los niños el deseo de saber aún más.

Es difícil encontrar una experiencia educativa, escolar o familiar, más eficaz que ésta, tanto en el plano cognitivo como enel emotivo.

El adulto escribe. El enseñante escribe, tomando apuntes porque tiene necesidad de conservar lo que el niño ha dicho; escribe el texto de las historias que los niños, que aún no escriben, le dictan; escribe, bajo dictado, a la clase con la que está en correspondencia epistolar, hasta que los niños sean autónomos en la escritura.

La igual dignidad de los lenguajes. Otra...
tracking img