Libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 82 (20324 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 29 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA GATA SOBRE EL TEJADO DE ZINC CALIENTE TENNESSEE WILLIAMS

http://www.librodot.com

Obra en tres actos, segundo y tercero sin interrupción, TENNESSEE WILLIAMS

ACTO PRIMERO

Al apagarse las luces de la sala, se oirá una vieja canción del Sur, cantada por un coro de negros. La escena se ilumina lentamente. Alguien está tomando una ducha en el cuarto de baño con la puerta entreabierta.Durante toda la escena se oirá el ruido del agua. (Se oye la voz de MARGARET y risas de niños. La música baja.) MARGARET.—¡Qué asco de niños! ¡Cómo me han puesto! (Aparece en la galería y habla hacia fuera mientras se limpia el vestido.) ¡Monstruos, más que monstruos! BRICK.—¿Qué dices? MARGARET.—Que uno de esos monstruos sin cuello que tienes por sobrinos, ha dejado caer encima de mi vestido untrozo de tarta y me ha puesto perdida. BRICK.—¿Qué decías, Maggie? El ruido del agua no me deja oírte. MARGARET.—Decía que uno de esos monstruos sin cuello que tienes por sobrinos, me ha manchado mi vestido con un trozo de tarta, y por eso he venido a cambiarme. BRICK.—¿Por qué te empeñas en llamar monstruos sin cuello a los hijos de mi hermano Gooper? MARGARET.—Porque no lo tienen. Creo que ya esuna razón, ¿no? Bueno, por lo menos yo no se lo veo. Sus enormes cabezas se hunden hasta la barbilla en sus cuerpos, sin separación alguna. BRICK.—¡Es una lástima! MARGARET.—¡Ya lo creo, porque resulta imposible agarrarles por el cuello para retorcérselo!... ¡Son unos auténticos monstruos! (Se oye fuera gritar a los niños.) ¿Los oyes? ¿Los oyes gritar? No me explico dónde pueden tener escondidaslas cuerdas vocales. Durante la cena me han puesto tan nerviosa, que he estado a punto de gritar, pero me he contenido y le he dicho a tu encantadora cuñada, si no podía llevarse a sus no menos encantadores niños a comer a otra parte. ¿Y sabes lo que me ha contestado? "¿Estás loca, querida?... ¡Hacer una cosa así con los niños, el día del cumpleaños del abuelo!" Y no llevábamos ni cinco minutossentados a la mesa, cuando el abuelo les gritó: "¿Por qué no os lleváis a comer a esos cerdos a la cocina...?" ¡Yo no sabía dónde meterme! Creí que me iba a dar un ataque de tanto contener la risa. (BRICK aparece en la puerta del cuarto de baño con una muleta debajo del brazo derecho. Lleva un albornoz blanco, una toalla alrededor del cuello y en el pie una babucha. Se dirige al bar para llenar unvaso. MARGARET le mira cuando cruza ante ella.) MARGARET.—¡Y ahora son cinco! ¿Qué será cuando llegue el sexto, que ya está en camino? Tu hermano y tu cuñada se pasan el día exhibiéndolos como si fueran animalitos de circo...: Anda, amor mío, que vea el abuelo cómo te sostienes sobre la cabeza... Cariño, ¿por qué no recitas el verso que aprendiste para el cumpleaños del abuelito...? ¡Y tú, rey de lacasa! ¿por qué no haces esto... y lo otro... y lo de más allá? ¡Es para volverse loca! Sin olvidar las continuas alusiones que hacen porque nosotros no tenemos hijos... Que un matrimonio sin hijos, es un matrimonio fracasado... (Lanza una mirada, a BRICK.) ¡Muy divertido!... ¿Verdad? ¡Pero repugnante!... ¡Se nota bien claro lo que están tramando! BRICK.—¿Qué insinúas, Maggie?MARGARET.—¿Insinuar?... ¡Conozco bien sus planes! (BRICK se está secando el pelo con la toalla. MARGARET se sienta, para dar más énfasis a su declaración.) ¡Están

conspirando para que tu padre te desherede! Y quieren darse prisa, sobre todo ahora que sabemos que el abuelo tiene cáncer. (Se oyen pasos en la lejanía. MARGARET se está cepillando el cabello en el tocador. Coge el espejo de mano y el rizador de pestañasy se levanta.) ¡Cuánta luz! BRICK.—¿Estás segura? MARGARET.—Segura? ¿De qué? BRICK.—De que tiene cáncer. MARGARET.—Esta tarde nos han entregado los análisis. Sí, los ha traído el doctor Baugh y debo confesarte que no me sorprendió el resultado. (Baja las persianas.) Desde que llegamos a esta casa, la primavera pasada, adiviné los síntomas del cáncer en la cara de tu padre. Y estoy segura de...
tracking img