Politica criminal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 48 (11836 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
POLITICA CRIMINOLOGICA

Eduardo Martínez Bastida con su obra política criminológica constituye un impactante referente crítico constructivo del objeto de realidad que significa el sistema de justicia penal y su desgaste ante una sociedad globalizada que reclama nuevos modelos acordes a la realidad social y a las necesidades de nuestros tiempos.

Con prudencia descriptiva parte del estudio alconcepto y expresa el porqué a su juicio es correcto denominar política criminológica a la materia, en una sana cronología lleva sus consideraciones iniciales a la influencia filosófica del iluminismo que expresa Cesar de Bonesana.

Márquez de Becaria , en su tratado de los delitos y las penas, parte aguas de las ideas penales y humanitarias, igualmente repasas el pensamiento de otrosestudiosos abrevando y desechando siempre con respeto intelectual diversos aspectos disyuntivos de la denominación de este modo sugiere que la política criminológica es la disciplina que tiende a la prevención de la violencia intersubjetiva y violencia estructural que el propio estado ejerce sobre sus ciudadanos principalmente cuando se vale el derecho pena.

Propone ala política criminológica como undiscurso deslegitimador del poder punitivo, preventivo de la violencia intersubjetiva y estructural, que se ocupa tanto de los gobernados como del estado en aras de frenar los procesos de criminalización con miras al garantismo punitivo.

La postura vertida en este texto rompe con el paradigma convencional que prácticamente establecía que los delitos son conductas malas de las que debemossepararnos lo cual de inicio parece razonable, sin embargo vale preguntar ¿Qué intereses motivan la creación de tipos penales artificiales?,¿ Por que el estado selecciona determinadas conductas para criminalizarlas?¿Por qué es necesario un derecho penal mínimo?, estas y muchas otras interrogantes son ampliamente tratadas y dan respuesta no solo a las inquietudes del jurista, alas del criminólogo o de losestudiosos de las políticas públicas en materia de criminalidad, sino también del público ingenere.

El libro da cuenta puntual del quehacer de la política criminológica, de sus debilidades, pero también de sus retos de la problemática que enfrentamos frente a la vértice local y mundial, plantea la crisis del actual sistema de justicia y la exigencia de un derecho penal garantista que tenga unamayor cercanía a sancionar conductas y no personas.

Cuando hablamos de política criminal hacemos referencia al ejercicio del poder que prohíbe, excluye, estigmatiza, y sobre todo, reprime la actividad criminal. El estado se erige como el ente que ejerce el monopolio de la violencia legítima y el instrumento que comúnmente utiliza para resolver el problema criminal es la ley penal. Lo anteriorlleva a algunos a confundir los términos política penal y política criminal, cuando el primero es una especie del segundo.

El paradigma de la prevención debe ser al menos teóricamente, el punto focalizador de los esfuerzos de la política criminológica para aspirar a alcanzar un estado congruente y respetuoso de los derechos fundamentales que, como sabemos, son el límite del ejercicio por lapolítica criminal.

CAPITULO I

POLITICA CRIMINOLOGICA DERECHO PENAL Y CRIMINOLOGIA

POLITICA CRIMINOLOGICA

CONCEPTO

El termino política criminal no es antiguo, pues fue utilizado en 1973 por Kleinsrod, y más adelante por Feuerbach (1801), Henke(1823) Mttermaier(1836) , Holzendorff(1871) y Prins (1886) entre otros más tarde política criminal paso a ser un concepto de uso general a partirdel congreso internacional de derecho comparado, celebrado en parís en 1900.

Las directrices de la incipiente política criminal nacen a finales del siglo XVIII bajo la influencia de la filosofía del iluminismo o de la ilustración. Así, en 1974 Beccaria escribe su “tratado de los delitos y de las penas” en donde proscribe la pena de muerte por injusta, establece que el fin de las penas es...
tracking img