Saliva del paraíso

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
(d)
INDECIBLES E IMPOSIBLES DE LA ESCRITURA: ARMONÍA SOMERS Y CLARICE LISPECTOR

NÚRIA GIRONA Universitat de València
Desde el psicoanálisis, el grito nos habilita una vía para abordar nuestro silencio, ese que no tiene que ver con lo audible o lo inaudible. No se trata de aislar lo no-verbal para elevar la gestualidad a un poder de paralenguaje, ni tan sólo de detectar en la presencia deciertos elementos textuales la ausencia de lo no dicho (el socorrido blanco del papel que se maneja tipográficamente en la poesía, por ejemplo). Oponer de esta forma el silencio a la palabra respira cierta ingenuidad, como si la palabra fuera plena en sí misma. De últimas, si a la compleja madeja de lo no-dicho, lo indecible y lo inefable le añadimos “mujer”, ¿en dónde queda el silencio? Así, laextrañeza fálica puede llevar a las mujeres a inscribirse en el orden social con una eficacia distante. Armonía Somers y Clarice Lispector escenifican esta inscripción a través de una “escritura abyecta”, que busca el imposible de una realidad fuera del significado. PALABRAS CLAVE: psicoanálisis, falo, significado, Armonía Somers, Clarice Lispector.

Ese ser que se tapa las orejas y abre grande laboca
¿Y qué deseaba yo? Deseaba un silencio perfecto Por eso hablo. Alejandra Pizarnik

Cuentan que al comienzo de una de sus sesiones Lacan hizo circular entre los asistentes una reproducción de El grito, el cuadro de E. Munch, para reflexionar sobre el estatuto del silencio, afirmando que –paradójicamente– ninguna ilustración se ajustaba mejor a su planteamiento. Todos conocemos la imagen: enel centro, un ser extraño (extrañamente blando e informe, extraño en el límite de su humanidad) que “se tapa las
101

Girona, Núria (2007), “Indecibles e imposibles de la escritura: Armonía Somers y Clarice Lispector”, Lectora, 13: 101-114. ISSN: 1136-5781 D.L. 395-1995.

Indecibles e imposibles de la escritura…

Núria Girona

orejas y abre grande la boca” (Lacan, 1964: XI). En sudesesperado gesto, el grito no se oye y no sólo porque la pintura no hable. La ausencia de orejas sugiere una mudez constitutiva, el grito ahogado en la garganta; al fondo y en un rincón, el perfil de dos paseantes que probablemente no atienden al llamado y el trazado de un puente inmutable que se pierde en el abismo. Pero más eco que grito, algo de desgarro le vuelve al hombrecillo, a punto de engulliro de ser engullido por las líneas concéntricas que su alarido convoca, como la piedra lanzada al charco, en una espiral de líneas curvas que se contagian de la boca a la barbilla, de la barbilla a la cabeza, de ahí al cuerpo, al lago y a la costa, como si de un efecto sonoro se tratara y el silencio pudiera captarse en la quietud progresiva que las líneas ganan. ¿Qué se escucha en este fondoinestable? Una invocación que no se registra en la voz, consustanciada tanto de grito como de silencio, en tanto este último “no es el fondo del grito”, dice Lacan, no guarda “relación de 1 gestalt” con él, antes bien el grito hace surgir al silencio; quizás por ello decimos que la quietud puede escucharse a continuación del estruendo pero no mucho después. El vértigo precipita al sujeto, la tierratiembla bajo sus pies y sin embargo el grito queda sofocado en el trance preciso que la pintura capta: la angustia desorbitada. El silencio atañe a la angustia como afecto estructural. Ese ser extraño al que la voz le ha sido arrebatada y también su figura (ya no podemos dejar de emparentarlo con Ghostface), ese resto humano de cuyo sexo nada sabemos se sostiene en el límite: su gesto invoca lo queno se articula en discurso y su forma lo inarticulado del sujeto. Sus cóncavas vacías y el orificio de su boca gritan; de ella surge silenciosa el remolino, el vórtice central, el agujero negro, el vacío, la falta de lenguaje, la falta. La pintura nos precipita a ese interior al cual apenas podemos aproximarnos pero muestra tanto un instante de desmoronamiento como un instante de apertura. La...
tracking img