Sfsf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3135 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Manuscrito

La tarde iba tiñéndose de vacíos. Nuevamente las calles se me entregaban repletas de vidas, vidas ajenas, vidas vacías. Cada uno de aquellos rostros me era desconocido, yo mismo .. no existía. Pasado, presente y porvenir se conjugaban en el silencio de aquellos ojos tras el cortejo fúnebre. Todo me invitaba a la desesperanza.

Caminaba tranquilo, ¿ porqué no iba a hacerlo ?. Hayrobos, es cierto, hay muerte, es cierto también .. pero, que puede temer aquel que no vive ? , que puede temer aquel que tan siquiera muere ?.

A veces, como cuando veo a esos niños que juegan, ríen y saltan, aquellos niños que son felices gracias a su ignorancia, siento envidia. ¡ Sí ! pienso en mi vida, busco lo que nunca encontrare pero seguiré buscándolo .. y callo. Constantemente callo mivivir.

Los días pasan cual lo infinito, la eternidad me absorbe, no conozco el adiós y eso me deprime. Mi vida va resumiéndose a esperar, esperar algo que tenga sentido, percibir algo que sea futuro .. Tan solo mañana.

Como todos los sábados tenia invitación al museo. Se inauguraba una muestra de arte antiguo, con piezas que según dicen, no tienen nacimiento. Algo muy dudoso ya que con losavances científicos todo se averigua. Ya no queda espacio para la duda, por eso los museos para mí van perdiendo importancia. Pero como todos los sábados ..... fui.

Vencí con cierta facilidad las presentaciones formales y me dirigí al salón principal a fin de averiguar la veracidad de la exposición .. (vicio de los antropólogos el de negar todo descubrimiento no realizados y chequeado por unomismo .. defectos profesionales). Ciertamente todos parecían convencidos de lo atemporal de sus reliquias, solo quedaba recorrer las instalaciones.

Como acostumbraba a hacerlo, mi primer rodeo era global a todas las salas de la exposición para reconocer el tipo de gente. Y como en mas de una oportunidad, encontré en el publico a la elite social que difícilmente pudiera diferenciar un canto rodadode una escultura acádea. Me detuve en unas figuras que llamaron mi atención. Había restos de una excavación a UR por Wooley (tipo raro, este ..), que me resulto muy interesante pero que tenia ubicación en el tiempo y en el espacio (5000 a.c. primer diluvio, UR / Caldea ), reconocí algunos utensilios prehistóricos, restos del hombre de cromagnon, primeros signos del homo-sapiens .. Y algunas cosasmas de un inestimable valor histórico. Todo esto sin dejar de ser interesante, seguía siendo temporal y comprobado.

Dispuesto a marcharme con la seguridad de haber tenido razón en mi concepto de los museos en el presente camine lentamente rumbo a la salida. Camine ..” como quien viene de tan lejos que no espera llegar “ .. mire en derredor, despidiéndome de aquel recinto y deseándole mayorsuerte para la próxima vez.

Ya me iba, cuando a mi derecha, casi pegado a la puerta, un brillo llamo mi atención. Me acerque suavemente con temor, con temor de perder aquel brillo atrapador que se escondía a la mirada de los hombres.
Estaba en el pasillo de entrada. Por ese lugar por el que todos pasan pero nadie le da importancia ya que se dirigen al centro del museo, a la atracción. Continuéacercándome siguiendo el camino de la luz, luz que producía aquel brillo reflejado.

“ Ella es bella, tu lo sabes. Sabes que es bella como el cristal noble, como un loto que en flor te regala toda la magnificencia de su perfume. Pero no debes tocarla, o la destruirás, cual las alas de una mariposa ..”

No sabia bien porque vino a mi memoria aquella sentencia, no temía, ya que no temo a misescritos, pero me intrigaba. Hace años que me había negado a escribir, en el mismo momento en que me había negado a sentir. Aquel brillo continuaba conjugándose en mis entrañas, ya formaba parte de mi ser y jugaba como un niño con mis frustraciones y se mofaba de mi dolor y me absorbía.

Me acerque, al menos ya estaba allí, parado frente a el. Maderas cuidadosamente talladas convergían en aquel...
tracking img