Sociologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 94 (23335 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 22 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fundamentos de una teoría de la violencia simbólica



Pierre Bourdieu

Jean-Claude Passeron*

















Abreviaturas utilizadas en el Libro 1:



AP: acción pedagógica.

AuP: autoridad pedagógica.

TP: trabajo pedagógico.

AuE: autoridad escolar.

SE: sistema de enseñanza.

TE: trabajo escolar.



* En: Bourdieu, Pierre yPasseron, Jean-Claude. La Reproducción. Elementos para una teoría del sistema
de enseñanza, Libro 1, Editorial Popular, España, 2001. pp. 15-85





0. Todo poder de violencia simbólica, o sea, todo poder que logra imponer
significaciones e imponerlas como legítimas disimulando las relaciones de
fuerza en que se funda su propia fuerza, añade su fuerza propia, es decir,
propiamentesimbólica, a esas relaciones de fuerza.



Escolio 1. Rechazar este axioma que enuncia simultáneamente la autonomía y
la dependencia relativas de las relaciones simbólicas respecto a las relaciones de
fuerza equivaldría a negar la posibilidad de una ciencia sociológica: en efecto,
considerando que todas las teorías implícita o explícitamente construidas sobre la
base de axiomas diferentesconducirían o bien a situar la libertad creadora de los
individuos o de los grupos al principio de la acción simbólica considerada como
autónoma respecto a sus condiciones objetivas de existencia, o bien a aniquilar la
acción simbólica como tal, rechazando toda autonomía respecto a sus condiciones
materiales de existencia, se puede considerar este axioma como un principio de la
teoríadel conocimiento sociológico.



Escolio 2. Basta con comparar las teorías clásicas del fundamento del poder,
las de Marx, Durkheim y Weber, para ver que las condiciones que hacen posible la
constitución de cada una de ellas excluyen la posibilidad de construcción del objeto
que realizan las otras. Así, Marx se opone a Durkheim porque percibe el producto de
una dominación de claseallí donde Durkheim (que nunca descubre tan claramente su
filosofía social como en la sociología de la educación, lugar privilegiado para la ilusión
del consensus) no ve más que el efecto de un condicionamiento social indiviso. Bajo
otro aspecto, Marx y Durkheim se oponen a Weber al contradecir, por su objetivismo
metodológico, la tentación de ver en las relaciones de poder relacionesinterindividuales de influencia o de dominio y de representar las diferentes formas de
poder (político, económico, religioso, etc.) como otras tantas modalidades de la
relación sociológicamente indiferenciada de poder (Macht) de un agente sobre otro.
Finalmente, por el hecho de que la reacción contra los representantes artificialistas del
orden social conduce a Durkheim a poner el acento en laexterioridad del
condicionamiento, mientras que Marx, interesado en descubrir bajo las ideologías de la
legitimidad las relaciones de violencia que las fundamentan, tiende a minimizar, en su
análisis de los efectos de la ideología dominante, la eficacia real del refuerzo simbólico
de las relaciones de fuerza que origina el reconocimiento por los dominados de la
legitimidad de ladominación, Weber se opone a Durkheim como a Marx en que es el
único que se impone expresamente como objeto la contribución específica que las
representaciones de legitimidad aportan al ejercicio y a la perpetuación del poder,

incluso a pesar de que, encerrado en una concepción psicosociológica de estas
representaciones, no puede interrogarse, como lo hace Marx, acerca de las funciones
que tieneen las relaciones sociales el desconocimiento de la verdad objetiva de estas
relaciones como relaciones de fuerza.



1. De la doble arbitrariedad de la acción pedagógica



1. Toda acción pedagógica (AP) es objetivamente una violencia simbólica en
tanto que imposición, por un poder arbitrario, de una arbitrariedad cultural.



Escolio. Las proposiciones que siguen...
tracking img