El placer del mal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (825 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PLACER DEL MAL

Alba Luz Morales Cantú

En días pasados el Sr. Presidente de la República convocó a los presidentes municipales para hablar de la seguridad en nuestras comunidades; si ustedestuvo pendiente de ello habrá podido palpar la preocupación, la desesperación, la impotencia ante el hecho de que están siendo rebasados por la delincuencia.

El presidente municipal de Tijuanamencionó que de sus policías el que gana menos recibe mensualmente $15 000.00 y que no entendía el hecho de que a los sicarios les pagan mil pesos por cada vida que truncan; a los robacoches les dan$1500.00 por cada carro cuyo costo pudiera ser mayor de $300 000.00, a los rateros de cobre les pagan una bicoca en comparación del costo real y así sucesivamente…por lo que nos preguntaríamos ¿en dondereside la gratificación de hacer el mal?: si no es lo económico, ni obtener una posición o reconocimiento dentro de la banda, porque sobradamente ellos saben que los grandes los consideran“desechables”, si saben que su vida será corta y que ponen también en riesgo a sus familias, entonces, ¿Dónde radica el placer?

El siguiente fragmento de Las Flores del Mal de Charles Baudeliere, La Destrucción, ami juicio describe lo que pudiera reinar en su ser

El demonio se agita a mi lado sin cesar;
flota a mi alrededor cual aire impalpable;
lo respiro, siento como quema mi pulmón
y lo llena de undeseo eterno y culpable.

A veces toma, conocedor de mi amor al arte,
la forma de la más seductora mujer,
y bajo especiales pretextos hipócritas
acostumbra mi gusto a nefandos placeres.

Así meconduce, lejos de la mirada de Dios,
jadeante y destrozado de fatiga, al centro
de las llanuras del hastío, profundas y desiertas,

y lanza a mis ojos, llenos de confusión,
sucias vestiduras,heridas abiertas,
¡y el aderezo sangriento de la destrucción!

Por lo tanto solo miedo y desolación pudieran reinar en su corazón. Aristóteles, Sócrates, Platón, así como otros filósofos...
tracking img