Estilos de administracion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2472 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 23 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Campeón a prueba de todo

¿Cómo cambió la vida de Ernesto Lobito Fonseca tras el accidente que lo dejó cuadrapléjico? Considerado uno de los 100 mejores pilotos de motocross del mundo, Fonseca enfrenta hoy la prueba más difícil de su vida: sobrellevar y superar su discapacidad física.
Ángela Ávalos R. | aavalos@nacion.com

Martes 7 de marzo del 2006. El corredor profesional de motos, ErnestoLobito Fonseca, empieza su entrenamiento diario en su pista personal, en Murrieta, California.

“Llegué a las 8:30 a. m. Iba a una serie de pruebas con todo el equipo. Me estaba recuperando de una lesión crónica en el pulgar derecho.

“(En ese momento), probábamos para tratar de mejorar la curva de potencia en la moto, que era muy brusca. Estaba en mi último sprint y fue ahí donde cometí unerror y me caí”.

“No sabía lo grave que era, pero sí sentí que había sido muy serio puesto que estaba en el suelo y no podía moverme del todo. Mi primer pensamiento fue ‘no quiero estar en una silla de ruedas’, y se lo dije a uno de los mecánicos que trabajaba en el equipo”.

180 grados

Viernes 3 de julio del 2009. San Pablo de Heredia. Casa de los padres de Ernesto. Tres años y cuatromeses después del accidente. Una silla de ruedas ayuda a movilizarse al excampeón, considerado uno de los 100 mejores pilotos de motocross en el mundo.

La lesión sufrida en sus cervicales tras la caída, le dejó como secuela la imposibilidad de controlar las tres cuartas partes de su cuerpo: del pecho hacia abajo, sus piernas y abdomen no responden a las órdenes enviadas por su cerebro para lasfunciones más básicas.

“A mí me pasó por la mente (la posibilidad del accidente). Era a lo que más le tenía miedo. Obviamente, uno no sabe los detalles y las cosas que una persona en silla de ruedas vive. Yo no sabía eso, hasta que me pasó.

“Tampoco sabía lo fácil que la tenía y lo simple que es la vida para quien se levanta, desayuna, se baña y se va para el trabajo a hacer sus quehacerescotidianos.

“Para mí, la vida es completamente diferente ahora. Los días que me toca ir al baño tardo tanto alistándome que me canso montones. Yo estoy feliz los días que no tengo que ir al baño porque me alisto –o me alistan– muy rápido comparado al día que me toca ir. Duro cuatro horas alistándome.

“Mi vida ha cambiado mucho. La verdad, nunca me lo imaginé. Dependo de otra persona en un 90% delas cosas”.

Apoyos

“Antes del accidente, era una persona muy independiente. Quería hacer todo a mi forma, pero ahora dependo de otros. He aprendido a explicar y a lidiar con otra gente pues, ¡diay!, necesito ayuda. He aprendido a tener un poco más de paciencia porque no me queda otra.

“Antes, la vida era bastante diferente porque trataba de hacerlo todo yo. No dependía de nadie. Perotambién yo mismo me ponía mucha traba y mucho peso porque no esperaba que nadie me hiciera las cosas.

“Mis prioridades han cambiado porque antes no tenía nada por qué preocuparme más que por correr motos. La prioridad número uno era correr motos: esa era mi ocupación y necesitaba hacerlo lo mejor posible.

“Las cosas cambiaron totalmente porque ahora lo primero es Ernesto, la persona, y todo loque está alrededor mío. Soy amo de casa, me preocupo por todo lo que está a mi alrededor: hacer las compras de la casa, pagar cuentas, y todo lo que una persona y una familia hace.

“Esto es lo que acapara la mayoría de mi tiempo. Me preocupo mucho por la alimentación y por ser lo más saludable posible. Pienso que esto es realmente importante”.

Retiro adelantado

“Siempre me pregunto cómohubiese sido mi vida si no hubiera tenido el accidente. Hay un montón de variables y es difícil saberlo.

“Pero, definitivamente (la caída) sucedió cuando ya estaba a finales de mi carrera. Cada año que pasaba, la competencia se ponía más difícil. Hay más accidentes. Ya uno no está tan joven y no se levanta con la misma fuerza con que lo hacía a los 18 años. Pucha , ¡esas caídas duelen!...
tracking img