Estudiante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 328 (81989 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
En cualquier forma de narrativa, el tema propio del realismo son los aspectos
más visibles, probables y reconocibles del presente y —si tomamos ese concepto en
su sentido más amplio— del pasado. Por otra parte, al metarrealismo, ya sea en sus
lábiles y permeables categorías de fantasía o ciencia ficción, le conciernen todas las
incertidumbres y misterios, todos los posibles e improbablese interrogantes
irresueltos del presente y del pasado, así como el futuro en su totalidad. En su más
audaz expresión, el metarrealismo es la metafísica de la narrativa. Es un modo de
poner a prueba constantemente, de tentar y desafiar, los límites de la Imaginación.
Imaginación con ‘I’ mayúscula, en efecto, con ‘I’ romántica: no un mero pasatiempo
ni una forma de escapismo de la‘realidad’, aunque mentalidades con un concepto
casero de ‘realidad’ avancen una y otra vez semejante consigna, sino el ojo sutil que
explora los límites de lo concebible y, por tanto, de todo aquello que es real —si no
para este tiempo y espacio y raza y planeta— para la consciencia, órgano que
actualiza las ilimitadas posibilidades del Ser. En su modo más puro y perfecto de
funcionamiento, laImaginación es pues revelación. No ser capaz de concebirla más
que bajo el prisma del escapismo a lo irreal, aunque es cierto que puede hacerse este
uso estupefaciente de los mundos imaginativos, denuncia un nada halagador
estrabismo intelectual y pone en evidencia las terribles limitaciones de esa
mentalidad para elevarse contemplativamente por encima de las formas más
comunes, másbastas y más obvias para el ojo humano.
Durante los dos últimos decenios, el cine de ciencia ficción ha ido ganando
aceptación y terreno entre el público de Occidente, sin duda por los espectaculares
efectos especiales que este género ha forzado a desarrollar a los productores de la
gran meca ilusionista universal. Sagas como Star Wars o Star Trek, por ejemplo, son
un alarde apabullante deprestidigitación cinematográfica y, cuando el guión resulta
de guiñol, cosa no infrecuente, la deslumbrante experiencia visual consigue muchas
veces enmascararlo o, por lo menos, hacerlo olvidar. Con ellas, uno casi se siente
tentado a abandonar el nombre moderno de cinematógrafo por uno de sus antiguos y
evocadores apelativos: fantascopio. Sin embargo, por más que pueda seducir,hipnotizar o alucinar este ilusionismo cinematográfico, no es éste el esfuerzo que
justificaría, por sí mismo, la aserción de que el metarrealismo es la metafísica de la
4narrativa. No es precisamente éste el factor que hace del vuelo imaginativo un vuelo
cognitivo en el que no sólo el ojo, sino sobre todo la mente, va más allá de lo
pre-visto.
Lo que diferencia la disposición realista de lametarrealista en cualquier tipo
de narrativa es esencialmente que la primera se impone a sí misma, en el desarrollo
de una historia, el someterse de forma absoluta a la lógica causal habitual de acuerdo
con la que funciona nuestra mente de superficie y que experimentamos
constantemente en el devenir de la vida cotidiana. Es decir, obedece a la realidad
vigente. El metarrealismo, por elcontrario, no acepta este sometimiento o, por lo
menos, no en su totalidad. Introduce elementos que violan o ponen en duda nuestra
experiencia habitual y debe crear los marcos, los ecosistemas metalógicos en que
aquéllos serían posibles. O más audaz todavía, cuestiona los principios aceptados de
nuestra realidad física y explora otras posibles lógicas, otras formas de devenir de
acuerdocon secuencias acausales o supracausales. Es decir, corteja la realidad
latente. El realismo es aristotélico y neoclásico; el metarrealismo es platónico y
romántico. El realismo apela a nuestra consciencia ordinaria; el metarrealismo, a
nuestra consciencia subliminal, a nuestra dimensión onírica, a nuestro instinto, a
nuestra intuición...
Dejando atrás el dominio realista, en el que...
tracking img