Familia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5863 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Iglesia ante la violencia domestica
Por Pablo A. Jiménez
Bosquejo:
I. Introducción
II. ¿Qué es la violencia doméstica?
III. ¿Quiénes son las víctimas de violencia doméstica?
IV. ¿Qué puede hacer la Iglesia ante la violencia doméstica?
V. Conclusión
 
I. Introducción
La mayor parte de los seres humanos vemos el hogar como un lugar de amor, paz y compañerismo. Al final de un largo díade trabajo, regresamos a nuestros hogares para compartir el resto de la tarde con nuestros seres queridos. Allí comemos, hablamos, jugamos, descansamos, y dormimos. En el mejor de los casos, el hogar es un lugar de refugio donde estamos a salvo de los males que azotan la sociedad.
Sin embargo, muchos hogares, lejos de refugios, son campos de batalla. Cada día el periódico, la radio, y latelevisión narran más crímenes pasionales, más asesinatos, y más delitos contra la persona. Las estadísticas policíacas nos informan que la mayor parte de los actos de violencia contra la mujer ocurren en el hogar, dado que son causados por sus esposos, amantes, o ex-compañeros sentimentales. Ante este azote de las fuerzas del mal, ¿qué puede hacer la Iglesia de Jesucristo?
En este artículo exploraremosalgunas de las estrategias que puede usar la Iglesia para combatir la violencia en el hogar. Trataremos de contestar tres preguntas sobre el tema: ¿Qué es la violencia doméstica? ¿Quiénes son las víctimas de la violencia doméstica? Y ¿Qué puede hacer la Iglesia ante la violencia doméstica?
II. ¿Qué es la violencia doméstica?
Para contestar esta pregunta, es necesario definir el término"violencia". La violencia es "la calidad de ser violento; de tener genio iracundo y de cometer injusticias." Un punto interesante sobre esta palabra es su raíz; "violencia" proviene del término griego "bios", que significa "vida." La violencia es, pues, una manifestación de las fuerzas del mal contra la vida. Al oponerse a la vida, la violencia se coloca en contra de Dios, quien nos ha creado para disfrutarla vida a plenitud.
En Efesios 4:25-27 podemos ver la relación entre la violencia y las fuerzas del mal. Después de exponer varios puntos doctrinales en los primeros tres capítulos de la epístola, Efesios presenta diversos consejos para la vida cristiana. El texto ofrece una enseñanza sobre la relación entre la ira, la violencia y las fuerzas del mal:
Por lo cual, desechando la mentira, habladverdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.
Como sabemos, la mentira es un pecado, y como tal, tiene consecuencias funestas para el creyente. El pecado nos aleja de Dios y de los demás. Las consecuencias de la mentira son aún peores cuando nos llevan a pecar contra otrocreyente. La mentira rompe la comunión y la unidad que debe caracterizar la Iglesia de Jesucristo (v. 25). Del mismo modo, la ira puede tener consecuencias desastrosas para la persona cristiana. Aunque enojarse no es pecado, la ira descontrolada puede conducirnos a pecar contra Dios y contra los demás. Por eso el texto nos advierte diciendo: "Si se enojan, no pequen" (v. 26a). Del mismo modo, nodebemos pasar todo el día enojados (v. 26b). El v. 27 da la razón por la cuál el creyente debe evitar la ira descontrolada: Un creyente cegado por la ira puede ser engañado por el diablo.
La ira descontrolada puede llevarnos a mostrar conducta agresiva contra nuestros familiares. Cuando se actúa en forma violenta contra las personas amadas, hay violencia doméstica. Este tipo de violencia se manifiestade diversas maneras. La forma más sutil de agredir a los demás componentes del hogar es la violencia emocional. Esta se manifiesta por medio de palabras duras, actos humillantes, intimidación y juegos psicológicos. Cuando un padre insulta continuamente a sus hijos; cuando una persona humilla en público a su cónyuge; cuando un adolescente amenaza a sus abuelos o cuando se acusa injustamente al...
tracking img