Prehistoria i

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9576 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO, PAPADO Y MONARQUÍAS 1. Los emperadores Salios y el Papado El siglo XI empieza en Alemania con la elección de Enrique II de Baviera (1002-1024), emparentado con los Otones. Basó su fuerza en la estrecha colaboración con los obispos y abades, a los que reconoció amplias facultades en el campo jurídico y en la gestión de sus propiedades, acambio de establecer un férreo control sobre los mismos. En la práctica, obispos y abades se iban convirtiendo en meros funcionarios imperiales. Fue coronado en el año 1014 por Benedicto VIII. En el año 1024 murieron el Para y el Emperador. El nuevo Emperador, Conrado II (1024-1039), fue el primero de los cuatro emperadores de la Casa de Franconia o Salia. Mientras Enrique II, generalmente habíaprovisto las sedes episcopales de personas con una cierta dignidad y valía, Conrado II mira sus intereses económicos y practica la simonía, buscando en sus relaciones con la Iglesia únicamente ventajas económicas. Apoya las reivindicaciones de la nobleza inferior declarando hereditarios sus feudos. En Roma, el Papado, controlado por los condes de Túsculo, ha caído por compra simoníaca en las manosde Juan XIX y después en las de su sobrino Benedicto IX. La actitud de Conrado II en cuanto a su postura frente a la Iglesia hizo que contra él se alzaran las voces de los obispos que clamaban por conservar sus prerrogativas feudales y la independencia de la Iglesia frente a las ingerencias imperiales. El nuevo Emperador, Enrique III (1039-1056), siguió los pasos de su padre apoyando a la pequeñanobleza e interviniendo activamente en las elecciones papales, logrando colocar a tres alemanes al frente de la Iglesia. Él mismo reunió un Sínodo en Sutri (1046) que, tras deponer a tres papas que se disputaban el cargo contemporáneamente, hizo elegir a su candidato alemán, Clemente II. 1.1. La ideología de los reformadores La designación de todos los cargos eclesiásticos era practicada por todoslos príncipes y señores feudales en toda Europa, cada uno en su ámbito de influencia o circunscripción, pero especialmente por los emperadores que controlaban los grandes obispados, convirtiéndose de esta manera los obispos en meros funcionarios del emperador. Pronto se hizo patente que la liberación de la Iglesia de toda ingerencia, especialmente en lo tocante al nombramiento de los altos cargoseclesiásticos, era el camino que había que recorrer y éste debía ser el objetivo principal de la reforma. La tradición, desde la época de Constantino, venía atribuyendo la jefatura de la cristiandad al emperador, pero será ahora, cuando la Iglesia se ha feudalizado y el Papado ha descendido a su nivel moral más bajo, cuando cree una teoría para justificar tal situación. El emperador seconsideraba designado directamente “por la gracia de Dios”, por lo que debía atender al cuidado de sus súbditos, tanto en lo temporal como en lo espiritual. La unción sagrada que se confería al emperador en su coronación, lo convertía en participante pleno del carácter sacerdotal. Frente a esta postura, los partidarios de la Reforma instrumentan que la liberación de la Iglesia sólo podía conseguirse si éstase veía libre de las ingerencias de los laicos, por lo que era necesario que el poder espiritual se pusiera por encima del poder temporal. Esta doctrina fue elaborada por una serie de ideólogos eclesiásticos entre los que cabe destacar a Humberto de Moyenmoutier, cardenal de Silva Cándida, y al papa Gregorio VII. El primero desarrolló sus argumentos en la obra Contra los simoníacos, y el segundomediante simples enunciados en su célebre Dictatus papae. Para Gregorio VII, la Iglesia romana es la única fundada por Dios para salvar al género humano, con lo que se le atribuye una misión salvífica, universal e inalienable por lo que el papa invoca para sí todo el poder espiritual. La suprema potestad de la Iglesia corresponde al Sumo Pontífice, o a

cualquiera de sus delegados, en todo el...
tracking img