Lectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1055 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA BONDAD DE PEPITO

Un pobre labrador tenía tres hijos que lo ayudaban en el trabajo del campo. El más pequeño se llamaba Pepito y era el más feo de todos.
El padre mandó al mayor, llamado Juan, a cortar leña del bosque y, antes de que saliese, su mamá le dio sánguche y una botella de limonada para que calmara el hambre y la sed. Al llegar al bosque se encontró con un anciano, quien le diolos buenos días y le dijo:
* * Dame un pedazo de pan y un poco de agua, pues tengo mucha hambre y mucha sed.
Pero el muchacho se negó diciendo:
* * Si le doy de mi sánguche y de mi agua, poco quedará para mí. ¡Que Dios lo ayude!
Y dejando allí al anciano, siguió su camino.
Cuando llegó al bosque, se puso a cortar un árbol, y no había más que descargar algunos hachazos, cuando fallóla puntería y el hacha le hizo un corte tan profundo en la pierna que se vio obligado a regresar a su casa, para que le curaran la herida.
Luego, el padre mandó a Bernardo, el segundo de sus hijos. La mamá preparó de nuevo el fiambre y la limonada y se lo entregó.
De igual manera, al llegar al bosque no tardó en encontrarse con el viejito y, tal como hizo su hermano mayor, a él también le pidióun pedazo de pan y un poco de agua. Pero éste también le negó toda ayuda diciéndole:
* * Lo que yo le dé a usted no lo tendré para mí, así que arréglese como pueda.
Y dicho esto siguió su camino.
Pero, apenas había dado dos hachazos en un árbol, cuando se hirió en un pie y tuvo que regresar a su casa porque perdía mucha sangre.
El padre quiso que Pepito también fuese al bosque, para quecortara algo de leña. Pero antes le dijo:
* * Pepito, tus hermanos se han herido y a ti te puede suceder lo mismo.
* Confíe usted en mí, que yo seré muy cuidadoso.
Esta vez la mamá no tuvo tiempo de preparar un sánguche y solamente le dio un pan de maíz y una botella de agua.
En el camino, Pepito vio al mismo anciano que se había presentado a sus hermanos, quien le saludó diciendo:* * Dame algo de comer y un poco de agua, pues tengo hambre y sed.
* * Solamente llevo pan de maíz, pero si a usted le gusta, sentémonos y comamos.
Se sentaron juntos a comer y cuando Pepito sacó su pan de maíz, ¡oh, maravilla!, se lo encontró convertido en el más rico de los pasteles.
Cuando terminaron, dijo el viejito:
* * Tienes muy buen corazón, has compartido gustosamentetodo cuanto tenías. Como premio te voy a dar algo muy agradable. Donde quieras que vayas te acompañará la fortuna, todos te respetarán y te amarán. Adiós, Pepito.
Pepito cortó todos los árboles que quiso y durante varios días llevó grandes cargas de leña a su hogar, que serviría para calentarlos durante el invierno.
El padre se sintió muy feliz. Mientras Pepito sonreía y recordaba las palabrasdel anciano, comprendió que las buenas acciones siempre son recompensadas.
LA BONDAD DE PEPITO

Un pobre labrador tenía tres hijos que lo ayudaban en el trabajo del campo. El más pequeño se llamaba Pepito y era el más feo de todos.
El padre mandó al mayor, llamado Juan, a cortar leña del bosque y, antes de que saliese, su mamá le dio sánguche y una botella de limonada para que calmara elhambre y la sed. Al llegar al bosque se encontró con un anciano, quien le dio los buenos días y le dijo:
* * Dame un pedazo de pan y un poco de agua, pues tengo mucha hambre y mucha sed.
Pero el muchacho se negó diciendo:
* * Si le doy de mi sánguche y de mi agua, poco quedará para mí. ¡Que Dios lo ayude!
Y dejando allí al anciano, siguió su camino.
Cuando llegó al bosque, se puso acortar un árbol, y no había más que descargar algunos hachazos, cuando falló la puntería y el hacha le hizo un corte tan profundo en la pierna que se vio obligado a regresar a su casa, para que le curaran la herida.
Luego, el padre mandó a Bernardo, el segundo de sus hijos. La mamá preparó de nuevo el fiambre y la limonada y se lo entregó.
De igual manera, al llegar al bosque no tardó en...
tracking img